Pascua Nivel III Mohernando 2016

 

 

¿Cómo definir con palabras los días de Pascua pasados en Mohernando? Difícil pregunta de responder…

Quizás si tuviera que atreverme a contestar diría que han sido unos días de encuentro personal conmigo misma y con Jesús.  Estos días tan intensos y maravillosos, en pleno contacto con la naturaleza y con otros chicos jóvenes que deciden seguir el camino de Jesús, me ha servido para unirme a los sentimientos de Cristo, recordar y actualizar recuerdos…En definitiva vivir de manera intensa los últimos días de la vida de Jesús en comunidad.

 

Me ha animado a seguir a Jesús…me he dado cuenta que al igual que Jesús supo vivir con su cruz (decepciones, miedos, tristezas, deslealtades…) que finalmente le llevo a morir así debemos actuar nosotros….Aprender  a vivir con la cruz personal que cada uno tenemos dentro (miedos, preocupaciones, agobios, tristezas, heridas del pasado…) ¿Cómo se hace eso? Pues perdonando a los demás, amándolos, dando oportunidades, siendo comprensiva con la familia y amigos, valorando lo que tenemos y no anhelando lo que no tenemos….

 

Es inevitable el hecho de que cada persona lleve consigo misma una cruz, una cruz interna, personal…la pregunta que debemos hacernos es cómo debemos y queremos llevar esa cruz…Una cruz llena de preocupaciones, de miedos, de perezas, de rencores y venganzas nos impediría actuar, vivir en armonía y paz….y todo ello nos llevaría a no arriesgar en la vida.

 

 

Estos días de Pascua me han servido para darme cuenta de cómo quiero llevar mi cruz personal…esa que a veces me ha impedido arriesgar en la vida, que me ha paralizado, que me ha hecho en ocasiones alejarme de Jesús, que me ha hecho huir de mí misma….Con estas actitudes, soy ahora consciente que solo así la cruz interna se hará cada vez más grande y me llevará a ser mera espectadora de mi vida.

 

Esos días de Pascua de nivel III en Mohernando llegaron a su fin sí…pero la verdadera Pascua comienza y continúa ahora….Es ahora el momento de reflexionar sobre los días pasados y tomar decisiones sobre cómo quiero seguir mi vida…De no ser así, la experiencia de Pascua habría sido pasajera…

Desde aquí animo a todos los jóvenes a que participen en la Pascua, ya sea en cualquiera de los niveles…Ayuda al encuentro con uno/a mismo/a, a definirte como persona, a tomar las riendas de tu vida, a tomar decisiones…Yo, a mis 26 años no había participado en ninguna Pascua hasta ahora…y si me arrepiento de algo…es de no haberme decidido a participar antes en ninguna… Pero como he aprendido estos días….no hay que pensar tanto en el por qué de las cosas que nos ocurren…sino para qué…

 

Lorena Gómez González

Monitora del Centro Juvenil  NURUSA Salamanca y miembro del Consejo Permanente del MJS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Más noticias

Musical

Identidad MJS

Síguenos...

Encuéntranos en Facebook Sigue nuestros tweets Sigue nuestros feeds